La tarjeta de crédito es una aliada si la utilizas con responsabilidad. Sigue estos consejos para aprovecharla en esta Navidad.

  1. Recuerda que la tarjeta no es más dinero. Es un medio de pago para compras corrientes y un medio de crédito para compras en cuotas. No es dinero adicional.
  1. Antes de usar la tarjeta de crédito calcula si puedes pagar. No gastes más de lo que puedes pagar al contado o a crédito. Para calcular tu capacidad de pago haz este ejercicio con cifras mensuales:

+ Ingresos (sueldos, rentas, etc.) $500

- Gastos fijos (arriendo, servicios básicos, alimentación, transporte, etc.) $250

- Cuotas de deudas $50

- Ahorro para emergencias (10% de los ingresos) $50

= Capacidad de pago $150

  1. Mientras más rápido se consume lo que compras, más rápido debes pagarlo. Es aconsejable diferir los pagos de acuerdo a la duración del bien. Por ejemplo:

Comida: dura poco = pago corriente

Ropa, licuadora: dura más = diferido a corto plazo

Muebles: duran más tiempo = diferido a mediano o largo plazo

  1. No prestes la tarjeta a nadie. Tú serás responsable de esas deudas y deberás pagarlas aunque ellos no te paguen.
  1. Paga el total del estado de cuenta, es decir, todos los consumos corrientes de diciembre más las cuotas de los consumos diferidos anteriores.
  1. Paga a tiempo para evitar cargos por mora y cobranza. Marca la fecha de pago en tu calendario o agenda.
  1. Guarda los recibos, así podrás comparar con el estado de cuenta y controlar los gastos.
  1. Avisa a tu banco si tu tarjeta se pierde o es robada, o si cambias tus datos personales.

Más artículos:

¡Ahorrar en navidad y fin de año es posible! Conoce aquí cómo lograrlo

¿Vas a recibir el décimo tercer sueldo y quieres utilizarlo de la mejor manera posible? Este artículo es para ti

Organízate antes de hacer los gastos de diciembre

Fuente: Cuida tu Futuro