El riesgo es parte de la vida. Estar preparado para enfrentar cualquier contratiempo que ocurra a ti o a tu familia, te ayudará a mantener estabilidad en tus finanzas. Revisa estos consejos.

  1. Chequea tu situación financiera. Haz una revisión del presupuesto familiar o personal para determinar tu salud financiera. Pon atención a los gastos imprevistos. Si han aumentado en los últimos meses, es un síntoma de falta de planificación.
  1. Convierte las debilidades en objetivos. Si detectas que gran parte de los ingresos es para ocio, diversión o pago de deudas, haz un plan para controlar estos gastos que generalmente son la principal fuente de estancamiento financiero. El plan debe ser realista y establecer objetivos claros sobre los recortes que harás.
  1. Identifica los riesgos. Piensa qué eventos podrían afectar tus finanzas, qué riesgos debes enfrentar a diario mientras manejas el auto, cruzas la calle, viajas, estás en el trabajo o en tu casa. Un riesgo no es solamente lo que amenaza la vida sino también lo que pone en peligro la estabilidad financiera: accidentes, enfermedades, robos, etc.
  1. Clasifica los riesgos. Evalúa qué riesgos puedes controlar o no y la probabilidad de ocurrencia, para que definas cuáles mitigar.
  1. Toma acciones. Después de identificar y evaluar los riesgos a los que te enfrentas, da pasos para prevenirlos o evitarlos. Por ejemplo: aumentar las medidas de seguridad de la casa, contratar un seguro contra incendio, robo, desastre natural, etc. Protege primero tu vida y tu salud y luego tus bienes.

Artículos relacionados:

Si eres joven, aplica estos consejos para empezar a ahorrar ahora

¿Quieres emprender? En este artículo te contamos paso a paso cómo iniciar tu propio negocio

¿Cansado de las deudas? Tranquilo. Es cuestión de planificar y podrás empezar a reducirlas.

Fuente:

http://tusfinanzas.ec/blog/2015/04/21/cinco-principios-de-administracion-de-riesgos/